♥Chocolateframbuesa♥

Un poquito de cocina, algo de poesía, briznas de silencios, chocolateframbuesa, algo de vos, algo de mí

Torta de manzana fácil y rica

Hoy es un día húmedo y caluroso, pareciera que en algún momento caerá la lluvia sobre la ciudad de Buenos Aires. Un momento ideal -a pesar del calor- para hacer esta torta de manzana fácil, rica y versátil, ya que puede acompañar el té, el café, el mate o transformarse en un postre.

Para la realización de la receta, utilizar una taza grande, del tipo de las que se usan para tomar café con leche, y preferentemente usar batidora eléctrica.

En un bol, batir 100 gr. de manteca a temperatura ambiente con 1 taza de azúcar.  Como la cantidad de azúcar es elevada para la cantidad de manteca parecerá que es más difícil integrarla pero sí se integra. Agregarle 1/2 cucharadita de canela y volver a batir.

En otro recipiente, batir 2 claras a punto nieve.

Agregar, de a una, 4 yemas a la preparación de manteca, luego 1 taza de harina leudante, alternando con 1/2 taza de leche, siempre batiendo con la batidora. Agregar a ésto, 1 cucharada colmada de nueces picadas en trozos bien pequeños (no molidas). Si lo desean las nueces pueden reemplazarse por 1 cucharada de chips de chocolate.

Finalmente agregar las claras a nieve. Tomar una parte de las claras y  mezclarlas rápidamente en la preparación, luego el resto en forma suave y envolvente, ayudándose con una espátula.

Verter la preparación en un molde redondo, con base desmontable, de 24 cm. de diámetro, enmantecado y enharinado. Cubrir la torta, con rodajas de manzana, formando círculos concéntricos. La torta lleva dos manzanas grandes o 3 pequeñas.

Espolvorear la superficie con azúcar y apenas de canela, y llevarla a horno moderado-suave, hasta que esté cocida. Los tiempos de cocción siempre dependen del  horno. La torta está lista en 30 ó 40 minutos.

Una vez que la sacamos del horno, dejamos pasar unos cinco minutos, retiramos el aro del molde y la dejamos enfriar.

Cuando la torta está fría, preparamos esta mermelada reducida que se parece más a un almíbar. Para ello poner en un jarro 3 cucharadas colmadas de mermelada de damasco con cuatro cucharadas de agua. Mezclamos y llevamos al fuego. Retiramos cuando hierve.

Pinchamos la torta con un tenedor, superficie y bordes, y la vamos pincelando con este almíbar de damascos, incluir también los bordes. Repetimos el proceso, para que vaya absorbiendo la preparación. (Quedará un poco de mermelada sobrante)

Podemos servirla así para acompañar cualquier infusión o podemos engalanarla de otra forma:

Tomar un plato de postre, salsear apenas con la mermelada reducida que nos sobró. Ubicamos una porción de la torta y encima le agregamos un copete de crema chantilly. Espolvoreamos con canela y, si lo deseamos, también con nueces picadas.

Otra opción es salsear el plato con salsa de chocolate, colocamos la porción de torta y encima una bocha de helado de vanilla.

Información

Esta entrada fue publicada el 10 marzo, 2012 por en MANZANA, Sin categoría, TORTAS.
A %d blogueros les gusta esto: