♥Chocolateframbuesa♥

Un poquito de cocina, algo de poesía, briznas de silencios, chocolateframbuesa, algo de vos, algo de mí

Torta clásica de frutillas

Comparto esta receta que hice para el Día de la Madre. 

Esta torta se prepara el día anterior.

Para el bizcochuelo

9 huevos

9 cucharadas de azúcar

300 gr. harina tamizada 

Para el relleno

1/2 lt. crema de leche

4 cucharadas de azúcar

360 gr. queso crema

4 cucharadas del jugo de las frutillas maceradas en azúcar

700 gr. frutillas

azúcar a gusto

2 cucharadas de Kirsch

Para la cobertura

3 claras

12 cucharadas de azúcar

jugo de limón, cantidad necesaria

chispas de chocolate

6 frutillas enteras

Para el almíbar

1 taza grande de azúcar

1/2 taza de agua

el jugo de las frutillas maceradas.

2 cucharadas de Kirsch

Preparación

Bizcochuelo: Separar las claras de las yemas. Batir las claras a punto nieve con la batidora. Cuando alcanzan el punto agregar el azúcar, siempre batiendo hasta que se forme un merengue satinado. Ir agregando de a una las yemas a medida que se sigue batiendo. Cuando quedan bien incorporadas retirar el bol de la batidora. 

Agregarle en tandas la harina ya tamizada por medio de un tamiz (queda tamizada dos veces). Incorporarla muy suavemente en forma envolvente sin bajar el batido. Repetir dos o tres veces hasta acabar la harina.

Verter la preparación en un molde de 24 cm. de diámetro enmantecado y enharinado. Llevar a horno precalentado moderado-suave por espacio de 50 minutos o hasta que esté cocido. El bizcochuelo tendrá el alto del batido, no crece porque no tiene leudante. Es muy importante no bajar el batido durante la incorporación de harina.

Retirar del horno y dejar enfriar muy bien antes de rellenar.

Relleno: Mientras se cocina el bizcochuelo, lavar las frutillas, cortarlas en trozos, azucarar a gusto y perfumar con Kirsch. Llevar a la heladera para macerar.

Luego, poner en un bol la crema de leche, las cuatro cucharadas del jugo de las frutillas maceradas, 4 cucharadas de azúcar y el queso crema. Batir con batidora hasta que tome consistencia. LLevar a la heladera.

Almíbar: Poner en un jarro el azúcar, el agua y todo el jugo de las frutillas maceradas. Llevar al fuego y dejar hervir cuatro minutos. Retirar e inmediatamente perfumar con dos cucharadas de Kirsch.

Cuando el bizcochuelo el almíbar y la crema estén fríos proceder a rellenar la torta. Para ello, forrar el mismo molde que se usó para cocinar el bizcochuelo con papel film. Cortar el bizcochuelo en tres capas y ubicar una en la base del molde. Humedecer muy bien con almíbar, cubrir con una parte de la crema y encima con los trozos de frutillas. Tapar con el centro de masa y repetir la operación. Finalmente ubicar el último disco tapando las frutillas y almibarar con cuidado su superficie. Esta torta es bien húmeda. Llevar a la heladera hasta el día siguiente.

Cobertura: Llevar a baño de María un bols con las claras y el azúcar. El bols tiene que tocar el agua y ésta debe hervir suavemente. Batir con batidora. A mitad del batido agregar un chorrito de jugo de limón y continuar hasta que se forme un merengue bien satinado y brillante. Retirar, poner en una manga y decorar la superficie de la torta. Terminar la decoración con las frutillas enteras y las chispas de chocolate en el centro. Llevar a la heladera unas horas antes de servir.

Información

Esta entrada fue publicada el 29 octubre, 2012 por en FRUTILLAS, TORTAS.
A %d blogueros les gusta esto: