♥Chocolateframbuesa♥

Un poquito de cocina, algo de poesía, briznas de silencios, chocolateframbuesa, algo de vos, algo de mí

Acerca del blog

Me decidí a realizar este blog porque me encanta cocinar y coleccionar recetas de cocina de distintos autores tanto de libros como de revistas, recetarios, de la Web y, especialmente, aquellas que van de boca en boca y de generación en generación.

La cocina siempre ha sido importante en mi vida. Desde muy pequeña llegó a mí a través de mis padres, abuelos, tíos y vecinos, iniciándome en lo que era el juego de la cocina, que por cierto siempre fue algo muy serio para mí, hasta llegar a grande y sentir el placer de cocinar para la gente que quiero y de disfrutar de los diversos sabores, texturas, aromas, secretos que nos ofrecen los distintos alimentos.

Amo la cocina italiana casera y los mariscos, el chocolate y el helado de dulce de leche, me fascina el mazapán y, trato día a día, de ir aprendiendo a conocer nuevos sabores.

Como cocinar siempre me ha gustado tanto un día me decidí a hacer algunos cursos profesionales por hobby. Fue así como hice el curso de Restaurater en la escuela de Hotelería y Gastronomía IBAHRS International Buenos Aires Hotel & Restaurant School además de cursos de pastelería y decoración de tortas en la escuela de Marta Ballina.

En este blog pretendo incluir recetas de distintos cocineros, otras familiares, algunas recreadas por mí, un  poco de información gastronómica, y también  algo de poesía, literatura y arte. Alimentos vitales para el cuerpo y el alma.

Me gusta la cocina porque en ella se cuenta la vida y se tejen historias: el amor, la amistad, la sensualidad,  los bellos rituales cotidianos al calor del fuego. La frescura tampoco escapa a sus encantos.

La cocina es, también, mi abuela Clementina y sus turdés con tuco, el abuelo Rodolfo y su mesa con rallador de parmesano incorporado más un cajón para recolectarlo, tía Emma haciendo pases mágicos y transformando el estofado olvidado y quemado en el fuego en la mejor carne a la cacerola con papas que pudiera haber existido en toda la historia, tío Trotta haciendo helado de chocolate a escondidas de tía Susana, el aroma a albahaca en la casa misteriosa de tía Sapienza. Es la Nonna y el helado de dulce de leche , la abuela Irene  preparándose bruschetta, es Cirilo diciéndome “comé, comé, comé, no comiste nada”, es Amadeo cortando la polenta con hilo y mi tía Ada cebando mate para todos. Es el domingo en familia en la casa de mis tíos abuelos y el café con leche con las medialunas. Es, además, los brindis, los festejos, las tristezas. Es presencia y ausencia.

Alejandra Moglia

A %d blogueros les gusta esto: